Inicio
Componentes
Libros de texto curso 2018-19
Lecturas trimestrales
Homenajes y jubilaciones
Actividades extraescolares
Greguerías
Día del libro
Semana cultural - abril 2015
Microrrelatos 2019
Microrrelatos 2016
Microrrelatos 2015
Evaluación
Pendientes
Enlaces web
Blogs
Humor
Prezis

Homenajes y jubilaciones

Jubilación de Roberto García Alcalde

Querido Roberto, compañero y amigo, en vez de recordar tu trayectoria profesional en todos los niveles laborales desde profesor de secundaria a subdirector general, pasando por jefaturas de departamento, de estudios, etc., a mí me gustaría destacar la suerte que tenemos quienes te sentimos cerca.

¡Qué suerte compartir departamento contigo! Sí, Roberto, ha sido una suerte porque, hasta cuando estabas en Logroño, seguías teniendo aquí, en nuestro instituto, tu mesa, tu armario, tus materiales, tu carnet de la biblioteca…. ¡Qué suerte por tu tono conciliador! Nunca hemos tenido conflictos en la elección de libros de textos, lecturas, criterios de calificación, repartos, etc. Puntos de vista distintos, sí, ¡más faltaba!, pero enfrentamientos, ninguno. ¡Cómo se nota tu formación mediadora!

¡Qué suerte han tenido tus alumnos! Suerte por recibir las clases de ese profesor elegante, con traje (sin corbata), barbilla cervantina y humor barojiano, de ese “profesor veterano”, elegido y distinguido por la prensa, que ha sabido transmitir el amor a la literatura tanto a los alumnos brillantes como a los que brillan menos, que son mayoría. ¡Qué suerte han tenido, de verdad, porque en tu tarea docente siempre les has sumado los aciertos en vez de restarles los errores! Y si has encontrado algún conflicto con las calificaciones siempre lo has resuelto a favor del alumno, ¡siempre!

¡Qué suerte contarte como amigo! ¡Qué sabios esos consejos de padre experimentado, siempre transmitiendo calma y serenidad! ¡Qué bien me han venido!

¡Qué suerte tiene tu familia que ahora puede disponer de ti en cualquier momento! ¡Qué suerte tienes, Irene, siempre a tu lado cultivando esa familia numerosa que habéis formado ambos! ¡Qué suerte, Pablo, Ángela, Sergio y Raúl, por ese padre cordial y entregado! ¡Qué suerte tienen tus mayores por ese hijo y yerno atento y comprensivo! ¡Qué suerte, Lucas y los que vengan, por ese abuelo que es la mejor fuente de conocimiento y experiencia! Uhmmm… sólo tiene una “pega”: como para él la vida no tiene sentido sin literatura, ¡quiere tener la colección Austral completa! y… en ello está… ocupando la última planta.

¿Y tu campo y tu jardín? ¡Qué suerte tienen! La piscina impoluta, el césped perfecto, las tomatas creciendo, los frutales pagando…, y todo gracias a tu dedicación. Dicen que en la vida son igual de necesarios el pan que la ficción. ¡Está claro: cultivas tus alimentos en el huerto y la ficción en el ático!

¡Qué suerte tengo de encontrarme entre los tuyos y, en nombre de todos los miembros de nuestro departamento, poder desearte lo mejor en esta nueva andadura que ya has comenzado!

¡Enhorabuena de corazón!, Roberto, y enhorabuena también, ¡cómo no!, Alfredo, Jesús, Luis, Inmaculada ¡qué buenos compañeros!









Y, como dijo Machado: “… son tus huellas (vuestras huellas) / el camino y nada más”.






 


Arriba